Vendió un riñón para comprarse un iPhone y ahora vive postrado en la cama

Un joven chino llamado Xiao Wang cometió una locura de juventud que le acarreará graves consecuencias durante el resto de su vida… y todo por un iPhone.

A los 17 años decidió vender un riñón para poder comprarse un iPhone. Fue en 2011 y al principio todo eran risas, pero en la operación, totalmente ilegal, contrajo una infección que lo ha dejado postrado en la cama.

Puesto en contacto con la mafia china, recibió 3.000 dólares por uno de sus riñones. Le aseguraron que podría vivir con el otro a pleno rendimiento, pero Xiao Wang no contaba con las condiciones sanitarias de la intervención. Durante la misma se infectó y sufre insuficiencia renal, algo que, a la larga, le mantiene atado a una máquina de diálisis.

Nada más comprar los dispositivos su familia preguntó de dónde había sacado el dinero. El chico confesó, sus padres denunciaron el caso y la policía logró desmantelar la red de tráfico de órganos. Varios miembros de dicha red terminaron entre rejas y la familia recibió una indemnización, pero nada podrá devolver la salud a Xiao Wang, que necesita cuidados las 24 horas del día. Y todo por una locura de adolescente.