Vinculan el patrón dietético con el riesgo de padecer cáncer de próstata

El estudio realizado por varios equipo de ibs.GRANADA ha evaluado diferentes tipos de alimentación, entre los que ha incluido la dieta mediterránea

0
1830
Un señor con cara de hambre (Ryan McGuire en Pixabay).

EFE | Científicos del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada (ibs.GRANADA) han vinculado el patrón dietético y el riesgo de padecer cáncer de próstata en un estudio que ha puesto de manifiesto los perjuicios de una dieta poco saludable.

El estudio realizado por varios equipo de ibs.GRANADA ha evaluado diferentes tipos de alimentación, entre los que ha incluido la dieta mediterránea, un patrón occidental y otro intermedio poco saludable, para conocer su interacción con el cáncer de próstata (CAP) y medir el riesgo de desarrollar este tipo de tumor.

El cáncer de próstata es el más frecuente en el hombre y el quinto más mortal entre ellos y su etiología aún bastante desconocida.

Los factores de riesgo más estudiados y establecidos son la edad avanzada, la raza, el antecedente familiar de la enfermedad y determinados polimorfismos genéticos, factores que no se pueden modificar.

Los investigadores, pertenecientes a la Universidad de Granada, el Servicio Andaluz de Salud y la Escuela Andaluza de Salud Pública, han estudiado el patrón dietético de casi medio millar de hombres con cáncer de próstata reclutados en los hospitales Virgen de las Nieves y Clínico San Cecilio de Granada durante cuatro años.

El proyecto ha estudiado una dieta poco saludable basada principalmente en el consumo de alimentos precocinados, con salsas, dulces y otras grasas; la dieta occidental centrada en carnes rojas o procesadas, alcohol, productos lácteos y cereales refinados; y un patrón de dieta mediterránea caracterizado por un alto consumo de verduras, raíces y otros vegetales, así como frutas, pescado blanco y azul, legumbres, patatas, nueces y huevos.

Los resultados han demostrado que los hombres con alta adherencia a un patrón de alimentación poco saludable presentaban mayor riesgo de cáncer de próstata, especialmente para aquellos casos de baja agresividad en una fase de enfermedad localizada.

El estudio también ha apuntado una vinculación entre una dieta poco saludable y un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de próstata, por lo que sus responsables han destacado la necesidad de promocionar este tipo de patrones dietéticos.