Vinculan la muerte de cuatro niños en California con supuestas posesiones demoníacas

Cuatro niños latinos han muerto a manos de su padres al realizar rituales exorcistas por supuestas posesiones demoníacas de los menores

0
1366
Gárgola demoníaca (Enrique Meseguer en Pixabay).

EFE | En dos hechos que tienen consternada a la comunidad en California, cuatro niños latinos han muerto a manos de su padres por supuestas posesiones demoníacas de los menores.

Arely Proctor Hernández, de 3 años, murió asfixiada en medio de un supuesto ritual de exorcismo en el que participó su madre, Claudia Hernández, en una iglesia en San José (norte de California), según revelaron documentos judiciales citados por medios locales.

La menor murió después de que su madre, su tío y su abuelo la sometieron a «abusos» en septiembre pasado, según la Oficina del Fiscal del condado de Santa Clara.

Claudia Hernández, de 25 años y origen salvadoreño, llevó a la niña a la iglesia creyendo que estaba poseída por un demonio porque a veces se despertaba por la noche gritando o llorando, según documentos judiciales.

La familia de la niña «creía que la niña estaba poseída por un demonio y estaba en la iglesia orando por ella», según la fiscal Rebekah Wise.

Según los testimonios recolectados por la policía, los tres adultos retuvieron a la niña durante cerca de 12 horas, y la madre le apretó el cuello durante el exorcismo.

«La estranguló varias veces hasta el punto en que la víctima quedó inconsciente», escribió Wise en los documentos citados por el canal Kron4.

Nadie llamó al servicio de emergencia hasta al menos dos horas después de su muerte.

La oficina del médico forense concluyó que la causa de la muerte fue asfixia.

Hernández, acusada de un delito grave de asalto a un niño con fuerza que probablemente produzca lesiones corporales graves, está detenida.

Ni el abuelo, identificado como René Huezo y el líder de la Iglesia por las autoridades, ni el tío han sido acusados.

Dicha iglesia fue allanada recientemente por la policía de San José cuando las autoridades buscaban a Brandon Cuéllar, un bebé hispano que fue secuestrado mientras estaba bajo el cuidado de su abuela.

Según los informes, Yesenia Guadalupe Ramírez, acusada de secuestrar al bebé, el cual fue devuelto a sus padres, es miembro de esa iglesia.

En otro caso, ocurrido el pasado Día de la Madre en el condado de Los Ángeles, Angela Flores, de 38 años, está acusada de tres cargos por el asesinato de tres de sus hijos porque creía que «estaban poseídos por demonios».

Flores y un menor de 16 años que no fue identificado fueron arrestados y enfrentan cargos por la muerte de los tres hijos de la mujer.

Según las autoridades de Los Ángeles, Flores admitió haber matado a los niños con la ayuda del adolescente, quien no ha sido identificado públicamente y enfrenta un cargo de asesinato.

La oficina forense del condado de Los Ángeles identificó a las víctimas como Nathan Yañez de 8 años, Kevin Yañez, de 10, y Natalie Flores, de 12 años.