El vino tinto ayudará a los humanos a estar fuertes en Marte: lo dice Harvard

El resveratrol del vino tinto preserva sustancialmente la masa muscular y la fuerza en ratas expuestas a los efectos de desgaste de la gravedad simulada de Marte

0
665
vino
Recreación de una nave Dragon de Space X en Marte | NASA

El resveratrol del vino tinto preserva sustancialmente la masa muscular y la fuerza en ratas expuestas a los efectos de desgaste de la gravedad simulada de Marte, por lo que podría constituir una ayuda para los exploradores que en un futuro viajen al planeta rojo, según un estudio de investigadores de la Universidad de Harvard, que publica la revista ‘Frontiers in Physiology’.

En el espacio, sin la presión de la fuerza de la gravedad, los músculos y los huesos se debilitan. «Después de solo 3 semanas en el espacio, el músculo sóleo humano se reduce en un tercio –explica la doctora Marie Mortreux , autora principal del estudio financiado por la NASA en el laboratorio del doctor Seward Rutkove, Centro Médico Beth Israel Deaconess, Escuela de Medicina de Harvard–. Esto se acompaña de una pérdida de fibras musculares de contracción lenta, que son necesarias para la resistencia».

Para permitir que los astronautas operen de manera segura en largas misiones a Marte, cuya fuerza gravitacional es solo el 40 por ciento de las de la Tierra, se necesitarán estrategias de mitigación para evitar el desajuste de los músculos. «Las estrategias dietéticas podrían ser clave –avanza el doctor Mortreux–, especialmente porque los astronautas que viajan a Marte no tendrán acceso al tipo de máquinas de ejercicio de las que disponen en la estación espacial internacional».

Un candidato fuerte es el resveratrol: un compuesto que se encuentra comúnmente en la piel de la uva y en los arándanos y que se ha investigado ampliamente por sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y antidiabéticos.

«Se ha demostrado que el resveratrol conserva la masa ósea y muscular en ratas durante la descarga completa, de forma análoga a la microgravedad durante el vuelo espacial. Por lo tanto, la hipótesis de que una dosis diaria moderada ayudaría a mitigar la descondición del músculo en un análogo de la gravedad de Marte», explica el doctor.

Para imitar la gravedad de Marte, los investigadores utilizaron un enfoque desarrollado por primera vez en ratones por Mary Bouxsein, también en Beth Israel Deaconess, en el que se colocó a las ratas un arnés de cuerpo completo y se las suspendió de una cadena desde el techo de su jaula.

Así, 24 ratas macho fueron expuestas a carga normal (Tierra) o carga del 40% (Marte) durante 14 días. En cada grupo, la mitad recibió resveratrol (150 mg / kg / día) en agua, mientras las otroas solo recibieron agua, mientras se alimentaban libremente con la misma comida.

La circunferencia de la pantorrilla y la fuerza de agarre de la pata delantera y trasera se midieron semanalmente, y a los 14 días se analizaron los músculos de la pantorrilla. Los resultados, según los investigadores, fueron impresionantes.

Como se esperaba, las condiciones ‘marcianas’ debilitaron el agarre de las ratas y redujeron la circunferencia de su pantorrilla, el peso muscular y el contenido de fibra de contracción lenta. Pero increíblemente, la suplementación con resveratrol casi totalmente recuperó el agarre de la pata delantera y trasera en las ratas de ‘Marte’, al nivel de las ratas de la Tierra no suplementadas.

Además, el resveratrol protegió completamente la masa muscular (sóleo y gastrocnemio) en las ratas de ‘Marte’, y en particular redujo la pérdida de fibras musculares de contracción lenta. Sin embargo, la protección no fue completa: el suplemento no rescató por completo el promedio de las secciones transversales de las fibras del sóleo y del gastrocnemio, o la circunferencia de la pantorrilla.

La investigación previa sobre el resveratrol puede explicar estos hallazgos, señala el doctor Mortreux. «Un factor probable aquí es la sensibilidad a la insulina. El tratamiento con resveratrol promueve el crecimiento muscular en animales diabéticos o descargados, al aumentar la sensibilidad a la insulina y la captación de glucosa en las fibras musculares –añade–. Esto es relevante para los astronautas, que se sabe que desarrollan una sensibilidad reducida a la insulina durante el vuelo espacial».

Agrega que los efectos antiinflamatorios del resveratrol también podrían ayudar a conservar los músculos y los huesos, y se están utilizando otras fuentes de antioxidantes, como las ciruelas secas, para probar esto.

«Se necesitan más estudios para explorar los mecanismos involucrados, así como los efectos de diferentes dosis de resveratrol (hasta 700 mg / kg / día) tanto en hombres como en mujeres. Además, será importante confirmar la ausencia de interacciones potencialmente dañinas de resveratrol con otras drogas administradas a los astronautas durante las misiones espaciales», concluye.

image_pdfimage_print

Dejar respuesta