Viruji

Los problemas del hombre con un pene de 48 centímetros y casi un kilo de peso

A lo largo de la historia, los grandes penes siempre han sido símbolo de virilidad. Así se representaba en antiguas culturas, que dejaron constancia en relieves, esculturas y pinturas. Pero la realidad es que un pene de tamaño excesivo conlleva numerosos problemas. Y si no que le pregunten al mexicano Roberto Esquivel, cuyo miembro supera […]

Publicidad AiPublicidad Ai

A lo largo de la historia, los grandes penes siempre han sido símbolo de virilidad. Así se representaba en antiguas culturas, que dejaron constancia en relieves, esculturas y pinturas.

Pero la realidad es que un pene de tamaño excesivo conlleva numerosos problemas. Y si no que le pregunten al mexicano Roberto Esquivel, cuyo miembro supera los 48 centímetros, los 900 gramos de peso y los 25 centímetros de circunferencia del glande.

Hace años, Esquivel se mostraba feliz y deseaba aprovechar su don para participar en películas de adultos. Pero todo ha cambiado con el tiempo y se ha vuelto frustración.

Este señor lamenta no haber tenido apenas relaciones sexuales en su vida, cosa muy comprensible porque ese pene gigante no puede entrar en cualquier parte. Además, sufre frecuentes infecciones de orina, no puede sentarse con comodidad ni dormir bocabajo y para caminar bien se ata el pene a una pierna.

Por si fuera poco, no puede trabajar porque sufre limitación de movimientos y tiene concedida una condición de «discapacitado», por lo que recibe pequeñas ayudas para sobrevivir.

«Si no lo puedo utilizar ¿para qué quiero tenerlo?», ha llegado a declarar Esquivel en alguna entrevista, muy lejos del orgullo que le suponía su pene hace unos años.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN