Viruji

Conjuntivitis y ojos rojos: diferencias y tratamientos

Alejandro Ramírez | El ojo es un órgano delicado, susceptible a infecciones, alergias y otras enfermedades oculares. Por lo tanto, puede ser el sitio de una inflamación que acabe desencadenando enrojecimiento, lagrimeo o pus. Estos síntomas pueden ser causados por virus, bacterias, polen o polvo, así como por una exposición excesiva al viento, al sol […]

Alejandro Ramírez | El ojo es un órgano delicado, susceptible a infecciones, alergias y otras enfermedades oculares. Por lo tanto, puede ser el sitio de una inflamación que acabe desencadenando enrojecimiento, lagrimeo o pus.

Estos síntomas pueden ser causados por virus, bacterias, polen o polvo, así como por una exposición excesiva al viento, al sol o al humo. Pueden causar falta de visión o simple sequedad. En todos los casos es necesario un reconocimiento médico especializado para realizar un diagnóstico correcto.

Qué es la conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, la capa delgada y transparente que recubre el interior del párpado y la parte blanca en la parte frontal del ojo (la esclerótica).

 La irritación hace que los vasos sanguíneos de la conjuntiva se dilaten, provocando ojos rojos o inyectados de sangre. La conjuntivitis a menudo se asocia con secreción acuosa o secreción mucosa pegajosa.

Aunque la conjuntivitis es común en los niños y puede ser causada por una infección menor, las personas de todas las edades pueden verse afectadas. Es importante tener en cuenta que algunas formas de conjuntivitis pueden convertirse en un problema más grave si no se diagnostican y tratan correctamente.

Cuáles son las causas

Hay tres categorías de conjuntivitis que difieren en el agente causal:

Conjuntivitis infecciosa

La conjuntivitis bacteriana se puede contraer a través del contacto directo con bacterias asociadas con manos sucias, bacterias transmitidas por insectos, maquillaje para ojos contaminado o lociones faciales.

Este tipo de conjuntivitis es contagiosa. Algunas formas son autolimitadas, menores y pueden resolverse un poco más rápido con un tratamiento con antibióticos. La conjuntivitis viral es más comúnmente causada por virus asociados con el resfriado común.

Es altamente contagioso y puede contraerse a través de una infección de las vías respiratorias superiores a través de las membranas mucosas del cuerpo, que conectan los pulmones, la garganta, la nariz y los ojos, o mediante la exposición a la tos o los estornudos de una persona con una infección de las vías respiratorias superiores.

Por lo general, cuando este tipo de virus aparece en un ojo, se propaga rápidamente al otro ojo. Esta propagación también ocurre en casos de conjuntivitis bacteriana.

Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica es causada por el contacto directo con irritantes oculares en personas sensibles. Este tipo de conjuntivitis puede ser estacional (polen, ambrosía, hierbas, etc.) o aparecer durante todo el año (polvo, telas, pelos de animales, etc.). Esta forma no es contagiosa.

Conjuntivitis química

La conjuntivitis química es causada por la exposición a irritantes como la contaminación del aire, productos químicos nocivos o el cloro de una piscina. Esta forma de conjuntivitis no es contagiosa.

Los síntomas de la conjuntivitis

Las personas con conjuntivitis pueden experimentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Decoloración rosada de la parte blanca del ojo(s)
  • Sensación de picazón o ardor
  • Párpados hinchados
  • Sensibilidad a la luz
  • Lagrimeo excesivo
  • Secreción amarilla pegajosa del ojo o secreción acuosa o fibrosa

Los ojos rojos

El ojo se vuelve rojo cuando su parte blanca (conjuntiva) adquiere un color rojo más o menos intenso. Este enrojecimiento resulta de vasos sanguíneos dilatados o sangrado. Afecta a uno o ambos ojos, puede ser aislado o asociado con síntomas oculares: deterioro de la visión, dolor, hormigueo, lagrimeo, picazón.

 Los diferentes tipos

Ojos rojos por trauma

Durante una contusión, el ojo se pone rojo como reacción a un golpe, sin que haya una lesión real. Las más benignas de estas lesiones se deben a un golpe con un dedo o a un golpe leve. La hemorragia subconjuntival a menudo está presente y desaparece espontáneamente.

Otros son más graves, como hematomas por pelotas de pequeño diámetro (tenis o squash), palos de golf, pistolas de perdigones, escopetas de perdigones o corchos de champán. Pueden ser responsables de lesiones oculares graves.

Cuerpos extraños en el ojo

Los cuerpos extraños son pequeños cuerpos sólidos o productos líquidos arrojados accidentalmente a un ojo (o a ambos). Son de naturaleza sólida o líquida: granos de arena, polvo, pelo, pestañas, partículas de madera, vidrio o metal (limaduras por ejemplo), detergente, lejía, ácido, etc.

El ojo suele ser doloroso, rojo y lloroso. Si no se eliminan, los cuerpos extraños pueden provocar queratitis y ulceración (o lesión) de la córnea. Incluso el rasguño de una uña, aunque no es un cuerpo extraño, también puede ser responsable de una lesión en la córnea.

Epiescleritis

La epiescleritis es una inflamación de la episclera, una membrana vascular, ubicada debajo de la conjuntiva. El enrojecimiento del ojo resulta de la dilatación de los vasos epiesclerales superficiales.

El enrojecimiento es localizado. Una red de vasos finos es visible en el blanco del ojo y el dolor es leve. En general, no se identifica ninguna causa particular. Gracias al tratamiento, el enrojecimiento desaparece de 2 a 3 semanas. Esta condición puede reaparecer sin comprometer la visión.

Ojos rojos dolorosos y disminución de la agudeza visual

La pérdida de agudeza visual es una señal de alerta, es una emergencia. Se caracteriza por una visión borrosa o distorsionada de los objetos, con halos a su alrededor o destellos de luz.

Glaucoma agudo de ángulo cerrado

En el glaucoma de ángulo cerrado agudo, que se caracteriza por un aumento repentino de la presión dentro del ojo, el enrojecimiento es generalizado y el dolor es repentino, intenso y, a menudo, se acompaña de náuseas y/o vómitos . La pérdida de visión es significativa. Esta es una verdadera emergencia. El glaucoma neovascular puede ocurrir en personas con diabetes : los vasos presentes en las venas crecen de manera anormal y provocan un aumento de la presión intraocular.

Uveítis anterior

La uveítis anterior aguda es una inflamación de la parte anterior de la úvea que comprende la parte pigmentada del ojo, incluido el cuerpo ciliar y el iris coloreado. El enrojecimiento es generalizado y el dolor es profundo con lagrimeo y pérdida moderada de la agudeza visual.

La uveítis anterior puede ocurrir durante una enfermedad (espondilitis anquilosante, sarcoidosis, artritis juvenil, toxoplasmosis, tuberculosis, sífilis…). En algunos casos, no se encuentra la causa.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN