Publicidad Ai
Publicidad Ai

Viruji

Un método químico arroja luz sobre las causas de la muerte de los habitantes de Pompeya

Elena Camacho (EFE) | La erupción del Vesubio en el 79 d. C. es posiblemente uno de los desastres naturales mejor estudiados de la historia gracias a los ‘calcos’, las figuras de yeso que han ayudado a reconstruir los últimos y agónicos instantes de vida de los que intentaban huir del volcán. Un estudio internacional […]

Publicidad AiPublicidad Ai

Elena Camacho (EFE) | La erupción del Vesubio en el 79 d. C. es posiblemente uno de los desastres naturales mejor estudiados de la historia gracias a los ‘calcos’, las figuras de yeso que han ayudado a reconstruir los últimos y agónicos instantes de vida de los que intentaban huir del volcán.

Un estudio internacional y multidisciplinar presenta un nuevo método no invasivo de análisis de restos humanos y materiales que afina las causas detrás de las víctimas de Pompeya: la mayoría, apunta el trabajo, habría muerto por la asfixia causada por las cenizas y los gases del volcán.

Pompeya, la ciudad más afectada por la erupción del volcán italiano, quedó sepultada por varias capas de ceniza volcánica que durante casi 2.000 años ocultó los cuerpos de los habitantes de la ciudad. Con el tiempo, se descompusieron dejando unos huecos o ‘vacíos’ en la ceniza calcificada.

Pero en la década de 1870, el arqueólogo Giusepe Fiorelli rellenó algunos de esos huecos con una mezcla de yeso y agua, y el resultado fue asombroso: conmovedoras y realistas esculturas que reflejaban cómo las víctimas habían muerto atrapadas por la erupción, los llamados ‘calcos’.

Desde entonces, muchos estudios científicos los han utilizado para intentar averiguar si la causa de muerte de los pompeyanos fue la asfixia (por los gases del volcán) o la deshidratación corporal por las altas temperaturas, un controvertido y abrupto debate que sigue vivo entre los expertos.

El nuevo estudio publicado este miércoles en la revista Plos One ha analizado las causas de la muerte de siete individuos que huían de la ciudad y concluye que murieron asfixiados cuando intentaban salir de Pompeya.

Seis se encontraron en Porta Nola (una de las puertas de entrada a Pompeya) y otro en las termas Suburbane, fuera de la ciudad, y aunque sus restos ya habían sido estudiados antes desde el punto de vista antropológico, el nuevo trabajo ha permitido a los investigadores obtener nueva información para determinar la causa de la muerte de estas siete víctimas del volcán.

Los investigadores realizaron, por primera vez, un análisis químico no invasivo (utilizaron fluorescencia de rayos X portátil) en los yesos de los siete individuos. El objetivo era determinar la composición elemental de los huesos y la del yeso usado para hacer el molde.

«Y es que, dentro de los huecos de la ceniza volcánica calcificada también están algunas telas y los huesos de la víctima, que pueden estar contaminados por la cal». De hecho, «en la huida, algunos portaban sacos con sus enseres», explica a EFE Gianni Gallello, investigador de la Universidad de Valencia y autor principal del estudio.

Los investigadores examinaron la cal y los huesos de estos siete individuos y los compararon con otros huesos quemados de la Pompeya y de la necrópolis Ostiense de Roma (del mismo periodo) y con huesos no quemados de la necrópolis islámica de Colata (en Montaverner, Valencia).

«Esta comparación, cruzada con datos antropológicos y de estratigrafía volcánica, nos permitió desarrollar hipótesis sobre lo que les había sucedido a esos siete individuos que escapaban de Pompeya durante la última fase de la erupción: murieron por asfixia y después quedaron cubiertos con material piroplástico a temperaturas muy elevadas», comenta Gallello.

«Cuando sus huesos sufrieron los efectos de las altas temperaturas por las olas piroclásticas y las corrientes de magma, las víctimas ya habían fallecido, probablemente por la inhalación de gases tóxicos», apunta Llorenç Alapont, arqueólogo de la Universidad de Valencia y primer firmante del trabajo.

Además, la posición de las víctimas, relajadas o estiradas, y algunos de ellos cubriéndose con piezas de ropa, refuerza la hipótesis de que las cenizas y los gases volcánicos causaron su muerte en segundos, no como en la población de Herculano, más próxima al Vesubio, donde sus habitantes fueron abrasados por ondas piroclásticas de más de 500 grados, concluye el estudio.

Pero más allá de cómo pudieron morir estas personas, apunta Gianni, «la ventaja de esta metodología es que ha permitido controlar la contaminación de los yesos en los calcos e identificar cuáles habían sido sometidos a temperaturas elevadas».

«Esta es la ventaja de esta técnica, que se trata de un equipo portátil que, con la ayuda de un modelo estadístico basado en colecciones de referencia, podría servir para saber si una muestra está afectada por contaminación o temperatura, y eso es muy importante porque no se ha hecho nunca y porque da las bases de un protocolo de actuación que se podría aplicar en estos yacimientos», concluye el investigador italiano.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN