Viruji

Del huevo de Colón al huevo de Leonardo

Alfredo Valenzuela | EFE – En la feria de cartografía de Londres de 2012, el investigador Stefaan Missinne adquirió un globo terráqueo grabado en un huevo de avestruz que dató en la Florencia de 1504 y atribuyó a Leonardo da Vinci. La trascendencia de su hallazgo la expone este jueves a un auditorio de expertos en […]

Publicidad AiPublicidad Ai

Alfredo Valenzuela | EFE – En la feria de cartografía de Londres de 2012, el investigador Stefaan Missinne adquirió un globo terráqueo grabado en un huevo de avestruz que dató en la Florencia de 1504 y atribuyó a Leonardo da Vinci.

La trascendencia de su hallazgo la expone este jueves a un auditorio de expertos en el Archivo de Indias de Sevilla.

Este es el primer globo terráqueo que señala el Nuevo Mundo, si bien designa así solo América del Sur y Central, junto a la cual las islas de Cuba y la actual República Dominicana -«Isabel» y «Spagnola», respectivamente- son vecinas de, poco más al Oeste, Japón -«Zipancri»-, ya que América del Norte aún no se conocía -La Florida fue descubierta en 1513-.

SEVILLA. 01/06/2023. – El investigador Stefaan Missine adquirió en la feria de cartografía de Londres de 2012 un globo terráqueo grabado sobre un huevo de avestruz. EFE

Es también el primer globo que consigna «Brazil» y, según asegura a EFE con cierto timbre de orgullo el profesor Missinne, belga nacido en 1960 y residente en Viena, «todos los globos que decoran los dormitorios de los escolares de todo el mundo son hijos de este».

El Globo de Leonardo, como Missinne lo dio a conocer en su libro publicado en 2018 por Cambridge Scholars Publishing después de seis años de investigación ininterrumpida, está conformado por dos mitades unidas de huevos de avestruz.

En la época de Leonardo había una granja de avestruces en Pavía y el propio artista dibujó varias avestruces y sus huevos en el «Códice Atlántico».

También es el primer globo que consigna la actual Alemania como «Germania» y los perfiles de Arabia -«Arabia Felix»- y, entre sus muchas curiosidades, incluye en el norte una isla, «Neufundlandia», que no es tal sino la parte más oriental del actual Canadá, la única zona de Norteamericana que se conocía entonces.

El globo es único por múltiples detalles, como que los dibujos de las montañas con los que se señalan las cordilleras, que en los mapas de la época son todas iguales, en la cartografía de Leonardo son «individuales», no hay una igual a otra.

En la cartografía del Renacimiento los elementos reales conviven con los imaginarios y así sucede también en el Globo de Leonardo, donde el extremo sur de América -todavía incógnito entonces- avanza hacia el Este adentrándose en el Atlántico sur, mientras que la costa del Pacífico -también desconocida todavía- es un trazo casi liso, del que están ausentes los accidentes geográficos de la parte atlántica o conocida.

También incluye el globo el dibujo de un barco, que Missinne ha podido documentar que está copiado de otro de un manuscrito de la biblioteca personal de Leonardo.

En una época en la que cada ciudad italiana entendía una medida distinta para el concepto «milla», Missine ha tenido que revisar los escritos de Leonardo y otros mapas suyos hasta determinar que su «milla» equivale a 1.280 metros.

De este modo, el investigador ha concluido que si el diámetro del planeta es de 7.000 millas -así lo escribe Leonardo en dos ocasiones-, la escala del Globo de Leonardo -con sus 11,2 centímetros de diámetro- es de uno por ochenta millones.

Con lo que su error de medida con las dimensiones reales de la Tierra es de solo un 0,35 por ciento, lo que lleva a Missinne a una conclusión certificada por la Historia: «Leonardo era un genio».

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN