Viruji

Plantas y animales invasores amenazan la Antártida

EP | Estándares bioinformáticos modernos aplicados a las especies invasoras establecidas en la Antártida revelan que ya han causado impactos significativos en la biodiversidad local. Estos incluyen la depredación generalizada de gatos, ratones y ratas sobre insectos endémicos y aves marinas, el daño a la vegetación causado por conejos y otros mamíferos introducidos, y la […]

Publicidad AiPublicidad Ai

EP | Estándares bioinformáticos modernos aplicados a las especies invasoras establecidas en la Antártida revelan que ya han causado impactos significativos en la biodiversidad local.

Estos incluyen la depredación generalizada de gatos, ratones y ratas sobre insectos endémicos y aves marinas, el daño a la vegetación causado por conejos y otros mamíferos introducidos, y la transformación de algunas comunidades de plantas por malezas, segun revela investigación colaborativa entre la Universidad La Trobe, el Instituto Arthur Rylah y la Universidad Monash.

Se trata de una región que es particularmente vulnerable al impacto del cambio climático y las especies introducidas de plantas y animales.

El estudio, dirigido por la Dra. Rachel Leihy, del Instituto Arthur Rylah para la Investigación Ambiental y publicado en Scientific Data, es el primero en recopilar datos sobre la identidad, las localidades, el establecimiento, el estado de erradicación, las fechas de introducción, el hábitat y la evidencia de impacto de las especies exóticas invasoras e introducidas conocidas en la región terrestre y de agua dulce de la Antártida y el Océano Austral, que se remonta a la primera llegada de personas a estas áreas y los primeros informes de especies exóticas a mediados del siglo XVIII.

El estudio revisó 3.066 registros de 1.204 plantas y animales en 36 localidades individuales en la Antártida y las Islas del Océano Austral.

Según Leihy, la evidencia indica que, si bien casi la mitad de estas especies exóticas no tienen un impacto invasivo, «alrededor del 13 % de las especies han logrado invadir el entorno local».

Una de las razones por las que los datos sobre especies exóticas en la Antártida, hasta la fecha, han permanecido en gran medida sin documentar es que la región al sur de la latitud 60°S se gestiona como un espacio internacional a través del Sistema del Tratado Antártico.

«Las áreas a menudo se excluyen de los informes internacionales sobre acuerdos que hacen cumplir la documentación de violaciones de bioseguridad, como la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica», dijo Leihy en un comunicado.

Según la profesora Melodie McGeoch de la Universidad La Trobe, desde las primeras expediciones a la Antártida y las islas del Océano Austral, los humanos han introducido especies no nativas en la región de manera intencional y accidental, pero pocas se han arraigado en el continente debido a la gravedad de la clima.

Tras la entrada en vigor en 1998 del Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente del Tratado Antártico, se prohibió la introducción de ganado doméstico, perros de trineo y suelo no estéril, y la introducción de organismos vivos está sujeta a estrictas condiciones de autorización.

«Mientras que en las Islas del Océano Austral comparativamente más templadas, que rodean el continente y también forman parte de la región antártica, como la isla Macquarie de Australia, hay muchos más registros de especies exóticas».

Algunas de estas especies exóticas establecidas han causado impactos significativos en la biodiversidad local.

Estos incluyen la depredación generalizada de gatos, ratones y ratas sobre insectos endémicos y aves marinas, el daño a la vegetación causado por conejos y otros mamíferos introducidos, y la transformación de algunas comunidades de plantas por malezas.

«Sin embargo, a pesar de los procedimientos de bioseguridad cada vez más estrictos en toda la región, las invasiones biológicas siguen siendo una amenaza clave para los ecosistemas antárticos», dijo Leihy.

«Este estudio, y la documentación continua de especies introducidas, en la Antártida es importante para proporcionar datos de referencia porque las proyecciones indican que es probable que los impactos de las especies exóticas invasoras en sus contrapartes indígenas y en los ecosistemas crezcan en el futuro con el aumento de la ocupación humana de la región y con climas cambiantes», dijo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN