Viruji

Mucho ojo a esta estafa que usa tarjetas sin contacto para robar a ancianos

EFE | La Policía Nacional ha alertado de un nuevo tipo de estafa «contactless», una modalidad en la que bandas especializadas manipulan la ranura de los cajeros automáticos para generar un fallo, ofrecer entonces ayuda a personas mayores y hacer reintegros de hasta 1.500 euros. Según ha informado este cuerpo armado, esta nueva modalidad de […]

Publicidad AiPublicidad Ai

EFE | La Policía Nacional ha alertado de un nuevo tipo de estafa «contactless», una modalidad en la que bandas especializadas manipulan la ranura de los cajeros automáticos para generar un fallo, ofrecer entonces ayuda a personas mayores y hacer reintegros de hasta 1.500 euros.

Según ha informado este cuerpo armado, esta nueva modalidad de robo se ha detectado en todo el país y está dirigida especialmente a personas mayores o sin conocimientos tecnológicos, víctimas con una especial vulnerabilidad.

Esta novedosa modalidad delictiva consiste en abordar a las víctimas cuando se disponen a operar en cajeros automáticos que los grupos especializados han manipulado de manera previa.

El boicot de los cajeros consiste en obstruir la ranura de inserción de tarjetas y generar así un «problema» en las víctimas.

Uno de los miembros del grupo organizado se encarga entonces de distraer a la víctima mientras otro, con una tarjeta de tecnología «contactless» (sin contacto), efectúa reintegros de dinero que oscilan entre los 200 y los 1.150 euros.

Según la Policía Nacional, los estafadores actúan con un reparto de roles establecido entre los miembros del grupo y tratan además de dificultar la labor de identificación de los agentes ocultando sus rostros con mascarillas, gafas de sol o prendas de ropa, además de usar gorro o extensiones de pelo.

Dos mujeres han sido detenidas en Granada por agentes de la Policía Nacional durante una operación dirigida contra este nuevo tipo de robo.

Las arrestadas ofrecían su ayuda para utilizar el sistema contactless a sus víctimas, método con el que estafaron a amenos siete personas durante el mes de febrero.

Los agentes comprobaron que habían alterado las ranuras y, en un seguimiento, las vieron cambiar de ropa y modificar su apariencia después de utilizar los cajeros de una entidad con personas diferentes, tras lo que fueron arrestadas y ya han pasado a disposición judicial.

La Policía Nacional aconseja no dejarse ayudar por personas que se encuentran en las inmediaciones de los cajeros y hacerlo únicamente por personal de las entidades bancarias, ocultar con una mano el teclado del cajero y, a un público vulnerable, acudir acompañado de familiares o personas de confianza.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN