Viruji

Este es el segundo motivo más estresante para las personas y los psicólogos instan a buscar ayuda profesional si te pasa

EUROPA PRESS | El Colegio Oficial de Psicología de la Región de Murcia (COPRM) ha instado a buscar ayuda de profesionales de la psicología ante las crisis derivadas de una separación o ruptura de pareja, que constituye un acontecimiento «muy estresante y complejo» a nivel emocional. De hecho, la separación ocupa el segundo lugar en la […]

Publicidad AiPublicidad Ai

EUROPA PRESS | El Colegio Oficial de Psicología de la Región de Murcia (COPRM) ha instado a buscar ayuda de profesionales de la psicología ante las crisis derivadas de una separación o ruptura de pareja, que constituye un acontecimiento «muy estresante y complejo» a nivel emocional.

De hecho, la separación ocupa el segundo lugar en la escala de acontecimientos estresantes para los humanos, según ha hecho saber a Europa Press la responsable del área de psicología de la intervención social y vicesecretaria del COPRM, Cristina Pastor.

En este sentido, Pastor ha destacado que cada ruptura tiene características diferentes por las «circunstancias» en las que se produce y por las características de cada persona implicada y las capacidades que tengan para gestionar sus emociones.

No obstante, ha señalado que hay algo que es «común» para todos los casos: el proceso de «duelo psicológico». Y es que, tal y como señala Pastor, en una ruptura «hay una pérdida, la de la pareja, pero no solo eso, a veces también se pierden otras cosas: vivienda, rutinas o amigos», entre otras cosas.

«En estos casos, los psicólogos y psicólogas trabajamos acompañando en ese proceso de duelo para que la persona pueda recuperar su bienestar emocional», según ha remarcado esta profesional.

Además, Pastor ha puntualizado que, en los procesos de separación en los que hay hijos menores involucrados, la labor del psicólogo «iría encaminada a favorecer una buena adaptación de los menores, haciendo una evaluación de los posibles factores de riesgo psicológicos que pudieran darse y aportando orientaciones a los progenitores».

«La figura del psicólogo como coordinador de parentalidad en los procesos de separaciones conflictivas resulta muy recomendable para que este proceso se haga de la mejor manera posible con los hijos e hijas», ha remarcado.

Pastor ha puntualizado que, en los últimos años, la población está «sometida a un mayor número de factores estresantes». Y es que, añade, «hemos vivido una pandemia, conflictos bélicos, dificultades en la economía y empleo», entre otros factores. «Esto, sin duda, tiene sus repercusiones», ha aseverado.

En este sentido, ha insistido en que las separaciones son «fuentes de estrés para las personas, y suelen generar sentimientos de hostilidad, irritabilidad, miedos y problemas de autoestima».

«Si a eso le unimos la mochila emocional que llevamos, tenemos como resultado aún más tensión», según Pastor, quien ha considerado que la parte positiva de esto es que «cada vez podemos contar con más recursos para abordar estas situaciones de crisis con ayuda de profesionales».

Al ser preguntado por las relaciones denominadas tóxicas, Pastor ha explicado que se producen cuando la relación es «dañina para la salud mental y el bienestar de la persona, cuando supone un motivo de estrés, dolor o sufrimiento».

«A priori, algo así puede parecer fácil de detectar, pero la realidad es que la persona que está inmersa en una relación tóxica puede no darse cuenta porque en la base hay una gran dependencia emocional», tal y como ha advertido esta profesional.

Y es que, añade, «la persona siente el deseo de sentirse conectado a otra persona por encima de todo, incluso de ella misma, estando alimentada por creencias irracionales del tipo ‘sin él/ella no soy nada’, lo que conlleva en estos casos a una subordinación en la pareja que causa serios problemas de autoestima».

Para detectar este tipo de relaciones, Pastor invita a fijarse en la existencia de «falta de confianza, conflictos frecuentes sin comunicación, pérdida de la autonomía/identidad, incluso manipulación y posesión».

«Aprender a manejar los pensamientos desadaptativos que surgen con respecto a uno mismo y a su propia gestión de la situación sería un paso para gestionar el problema», según Pastor.

En este sentido, ha remarcado que trabajar la autoestima «es muy importante para superar una relación tóxica y que la persona pueda obtener un aprendizaje emocional, que le sirva para su vida futura, para poder decidir cómo serán sus nuevas relaciones afectivas y no repetir con patrones tóxicos».

En cuanto a las parejas que funcionan aparentemente bien, Pastor ha precisado que las relaciones son algo «dinámico», que «van cambiando a lo largo del tiempo y pasando por distintas fases».

En este sentido, ha remarcado que «puede ocurrir que una pareja que funciona aparentemente bien a nivel general, pase por momentos o periodos en los que aparecen algunas dificultades en las que se puede necesitar ayuda profesional».

Además, ha considerado que sería «positivo» que las parejas pudieran identificar esas «crisis» y «tratarlas a tiempo para poder prevenir problemas futuros más complejos».

En este sentido, ha explicado que a «trabajar aspectos como la comunicación, los deseos y necesidades y los roles dentro de la pareja puede suponer un amortiguador frente a situaciones de tensión».

Por otro lado, Pastor ha subrayado que, en la actualidad, existen multitud de formas de vincularse o establecer pareja permitiendo a cada persona realizar la elección que le procure su bienestar emocional y ha considerado que esto es «positivo».

No obstante, ha preciado que «la compleja realidad social en la que nos movemos hace necesario que los jóvenes y adolescentes de hoy en día tengan una buena educación emocional que les permita conocerse y establecer una autoestima positiva para poder relacionarse adecuadamente con los demás».

«Si ya era difícil para un adolescente de hace una década relacionarse con sus iguales, hoy en día con el mundo virtual lo es mucho más», según Pastor, quien señala que, ahora, «tienen que aprender a establecer relaciones también en ese mundo paralelo llamado ‘Metaverso’, ese lugar en el que algunos pasan todo su tiempo».

«Se relacionan a través de plataformas online, llegando incluso a establecer amistades o parejas virtuales, lo que conlleva en muchas ocasiones problemas, al no ser lo virtual como uno espera», ha concluido.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN