Publicidad Ai
Publicidad Ai

Viruji

Descubren una especie de hormiga que siguen patrones de búsqueda

Al menos una especie de hormiga de roca no camina aleatoriamente en absoluto. En cambio, deambula combinando movimientos sistemáticos y aleatorios intercalados en sus exploraciones cerca del nido. «Hasta ahora, los investigadores suponían que las hormigas se movían al azar cuando buscaban objetivos cuya ubicación desconocían», explica Stefan Popp, de la Universidad de Arizona en […]

Publicidad Ai

Al menos una especie de hormiga de roca no camina aleatoriamente en absoluto. En cambio, deambula combinando movimientos sistemáticos y aleatorios intercalados en sus exploraciones cerca del nido.

«Hasta ahora, los investigadores suponían que las hormigas se movían al azar cuando buscaban objetivos cuya ubicación desconocían», explica Stefan Popp, de la Universidad de Arizona en Tucson.

«Descubrimos que las hormigas de roca Temnothorax rugatulus muestran un sorprendente patrón regular de de ambulación cuando exploran la zona alrededor de sus nidos. Esto significa que las hormigas alternan suavemente giros a izquierda y derecha en una escala de longitud relativamente regular de aproximadamente tres longitudes corporales», afirma.

Explica que él y sus colegas llaman a este comportamiento «meandro» porque les recuerda el patrón que forma un río serpenteante. Además, su estudio revela que los meandros de las hormigas pueden hacer que su búsqueda sea más eficaz que una búsqueda puramente aleatoria. Esto se debe a que las hormigas tienden a cruzar sus propios caminos con menos frecuencia mientras serpentean que cuando caminan al azar, por lo que buscan menos veces en la misma zona.

El equipo de Popp, que publica su estudio en iScience, se propuso averiguar cómo reaccionan las hormigas ante sus compañeras de nido y la estructura de la superficie a escala de colonia. Como es difícil seguir a las hormigas en su entorno natural, trasladaron una colonia entera al laboratorio, donde podían seguirlas a todas automáticamente y en condiciones constantes.

Pronto observaron el patrón serpenteante de las hormigas al caminar. Esto planteó una pregunta inmediata: ¿podían los patrones que veían surgir de garabatos aleatorios, sin ninguna regla sistemática? ¿O se movían de forma más sistemática, no aleatoria? Para averiguarlo, compararon las huellas de las hormigas con patrones de desplazamiento aleatorio simulados por ordenador.

El nuevo estudio es el primero en encontrar pruebas de búsqueda eficiente mediante merodeos regulares en un animal que busca libremente, informan. También añade otro comportamiento complejo de las hormigas, lo que sugiere que aún queda mucho por aprender.

Popp afirma que lo que más le fascina son las preguntas sobre las reglas de la mente de las hormigas que permiten que surjan pautas de búsqueda tan complejas. Señala también que las hormigas han resuelto un problema de búsqueda colectiva a lo largo de la evolución de una forma que podría encontrar aplicación en el diseño de enjambres autónomos de robots de búsqueda o drones para su uso en zonas catastróficas o paisajes inexplorados.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN