Publicidad Ai
Publicidad Ai

Viruji

Un niño siembra el pánico en IKEA al disparar una pistola olvidada en un sofá

Siempre ha habido cachondeíto con lo laberíntico que parecen los centros de IKEA y el trabajo que dan luego sus muebles desmontados. Pero esta historia no es de risa ni mucho menos, ya que pudo liarse parda por culpa de una pistola. Sucedió en una tienda IKEA de Indiana (Estados Unidos), en la que un […]

Publicidad Ai

Siempre ha habido cachondeíto con lo laberíntico que parecen los centros de IKEA y el trabajo que dan luego sus muebles desmontados. Pero esta historia no es de risa ni mucho menos, ya que pudo liarse parda por culpa de una pistola.

Sucedió en una tienda IKEA de Indiana (Estados Unidos), en la que un niño paseaba tranquilamente entre los muebles mientras sus familiares realizaban algunas compras. El pequeño quiso probar un sofá y entre sus cojines encontró una pistola.

Creyendo que era un juguete perdido, el niño apretó el gatillo y… ¡bam! un disparo resonó desatando el pánico entre los presentes.

Nadie resultó herido, ni siquiera el propio niño, que por suerte no estaba apuntando a nadie ni a sí mismo en el momento del disparo.

De inmediato apareció el dueño del arma, que había probado el mismo sofá minutos antes sin percatarse de que le caía.

Con el centro evacuado hasta descubrir los motivos de que una pistola hubiese terminado en las manos de un niño, la policía interrogó al propietario del arma. Pocos más datos se conocen del culpable, que a buen seguro tendrá problemas con la justicia por su despiste.

Por otra parte, la cadena ha recordado que no se permite la entrada de ningún tipo de arma a su centros.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN