La Policía irlandesa enseña cómo protegerse de los «san valentines» timadores

La Policía irlandesa (Garda) alertó, en el día de los enamorados, sobre la proliferación de las «estafas románticas» en webs y aplicaciones de citas, con una breve guía para protegerse de «san valentines» timadores.

«Usa webs de citas de confianza. No compartas información personal. No mandes ni recibas dinero. Antes de usar la cámara web, piénsatelo dos veces. Confía en tus instintos».

Estos son algunos de los consejos que ofrece la Garda a aquellos que «creen que han encontrado a su media naranja online», pero, de hecho, han caído en la red de una persona que «usará un perfil falso» para construir una relación virtual.

«Poco a poco, se ganarán la confianza de la víctima para, en último término, pedirla dinero», explica en un vídeo la inspectora Catharina Gunne, de la Oficina de Delitos Económicos de la Garda, quien reconoce que se desconoce la verdadera magnitud de este tipo de fraudes, pues muchos no se denuncian por vergüenza.

Una mujer irlandesa llegó a dar durante un periodo de 13 meses más de 48.000 euros a un «timador romántico», quien se ganó primero su confianza mandándole regalos caros, pero tardó en denunciarlo porque estaba casada, explica la Garda.

Entre otros motivos, este tipo de delincuentes suele pedir dinero a sus víctimas para poder pagar el transporte e ir a visitarlas; para hacer frente a urgencias médicas propias o de familiares (normalmente un menor); o para proponer un lucrativo negocio que les permitirá «vivir juntos cómodamente», detalla Gunne.

Al comienzo, prosigue, las cantidades solicitadas son pequeñas, pero van aumentando a medida que el sacacuartos va estableciendo una «relación» más solida.

La Garda recordó que colabora estrechamente con Europol y otros cuerpos de policía internacionales para atrapar a estos timadores, quienes, a menudo, no trabajan solos sino que forman parte de bandas de crimen organizado.

Por ello, unidades especializadas de las fuerzas del orden vigilan habitualmente webs y aplicaciones móviles de citas para detectar actividades sospechosas.

Toda vez que han establecido contacto, estos «embaucadores románticos», advierte Gunn, tratan de convencer a su posible presa para que sigan su comunicación al margen de la web o aplicación, a través de mensajes de texto o por llamadas telefónicas, en las que hacen «muchas preguntas personales».

De esta manera evitan responder a cuestiones personales propias, mientras que los pocos detalles que ofrecen «son inventados» o «no reflejan la realidad». «Por ejemplo -dice-, pueden decir que tienen educación universitaria, pero su escritura y gramática es pobre».

Asimismo, intentan crear vínculos afectivos rápidamente, adoptando un lenguaje íntimo con sobrenombres cariñosos, como «nena, amor, guapa», etcétera.

Al principio, también harán referencia a problemas económicos, pero no pedirán dinero inmediatamente, con la esperanza de que la víctima ofrezca ayuda por sí sola.

Si todas estas señales no son suficientes, el timador «nunca te conocerá en persona», inventarán obstáculos, pero si llegan a concertar una cita, «la cancelarán en el último momento», subraya Gunn.

Texto: EFE