Un robot controlado desde Suecia siembra semillas en el Amazonas

El robot 'Yumi', operado a 12.000 kilómetros de distancia, trabajará sobre 22.000 hectáreas de Perú para agilizar su reforestación

0
2893

 

Un robot que utiliza energía solar y que está operado de forma remota, desde Suecia, siembra semillas para reforestar 22.000 hectáreas del Amazonas de Perú a un ritmo dos hectáreas diarias, lo que facilita, agiliza y mejora la eficiencia de este proyecto de reforestación de la ONG Junglekeepers en colaboración con la tecnológica sueca ABB Robotics.

El robot ‘Yumi’ trabaja operado a 12.000 kilómetros de distancia, desde Suecia, en el marco de un proyecto piloto entre ABB Robotics y la ONG estadounidense Junglekeepers que busca demostrar el papel de la tecnología en nube a la hora de hacer más rápida, eficiente y escalable la reforestación.

En concreto, las tareas de plantación se realizan en un laboratorio den la jungla, donde el ‘cobot Yumi’ cava un hoyo en el suelo donde coloca la semilla, compacta el suelo en la parte superior y lo marca con una etiqueta codificada por colores. Esto acelera el proceso y permite que los voluntarios de la ONG enfoquen su tiempo y recursos en un trabajo de más impacto.

El presidente de ABB Robotics and Discrete Automation, Sami Atiya, ha destacado que la colaboración de ABB con Junglekeepers demuestra cómo la robótica y la tecnología en la nube pueden «desempeñar un papel central en la lucha contra la deforestación» como uno de los principales factores que contribuyen al cambio climático.

«Nuestro programa piloto con el robot más remoto del mundo está ayudando a automatizar tareas altamente repetitivas, liberando los guardabosques para realizar trabajos más importantes en la selva tropical y ayudándoles a conservar la tierra en la que viven», añade.

Al automatizar la tarea los voluntarios de Junglekeepers se pueden dedicar con mayor intensidad a patrullar el área para disuadir a los madereros ilegales, educar a los lugareños sobre la preservación de la selva tropical y plantar árboles jóvenes.

Además, con este sistema se supera la dificultad de encontrar personas dispuestas a quedarse a trabajar en una ubicación remota en la selva.

El cofundador de Junglekeepers, Moshin Kazmi, ha explicado que hasta ahora se ha perdido el 20 por ciento del área total de la selva amazónica, sin usar la tecnología hoy en día, la conservación estará paralizada». «Tener a YuMi en nuestra base es una excelente manera de exponer a nuestros guardabosques a nuevas formas de hacer las cosas. Acelera y expande nuestras operaciones y avanza nuestra misión», ha manifestado.

Se estima que más de 870.000 km2 de la selva amazónica han sido talados desde 1985, un área más grande que Francia, Reino Unido y Bélgica juntos. Con decenas de miles de millones de árboles ya desaparecidos, la región se está calentando rápidamente.

«El Amazonas está en peligro. Por eso necesitamos tecnología, ciencia y conocimiento local para trabajar juntos con el fin de salvarlo. De lo contrario, llegaremos demasiado tarde. La selva tropical se puede salvar, pero debemos reunir todos estos elementos para marcar la diferencia», ha subrayado el director de Investigación de Gestión Forestal del Instituto de Investigación de la Amazonia Peruana, Dennis del Castillo Torres.

ABB Robotics y la ONG Junglekeepers reforestan con un robot operado desde Suecia la selva del Amazonas peruano.
ABBOT

Asimismo, Del Castillo ha incidido en la importancia de combinar alta tecnología y conservación, ya que hay muchas tecnologías que se pueden emplear para preservar el bosque y considera, en ese sentido, que este robot puede ayudar «mucho» a reforestar más rápido, pero añade que es necesario ser «muy selectivos» y utilizarlo en áreas de alta deforestación para acelerar el proceso de replantación».

El proyecto piloto está respaldado por la tecnología RobotStudio Cloud de ABB, que permite a equipos en todo el mundo colaborar en tiempo real. La empresa, que tiene una experiencia de más de 25 años en programación fuera de línea, logra con Robot Estudio una precisión del 99 por ciento entre la simulación y la realidad, lo que permite a los usuarios reducir a la mitad el tiempo de prueba de las soluciones robóticas y dejar a cero los tiempos de inactividad de producción.

El plan piloto de reforestación de RobotStudio Cloud y Yumi tendrá una duración aproximada de seis semanas.