Viruji

Algunas ranas hembras se hacen las muertas para evitar aparearse con ciertos machos

Si en el titular del artículo cambiamos «hombre» y «mujer» (en cualquier orden) por «ranas» quedaría una situación bastante «simpática», pero de momento hablaremos de ranas. El dolor de cabeza siempre ha sido la excusa más típica entre los humanos para evitar mantener relaciones sexuales. Esta excusa ha dado pie a numerosos chistes en la […]

Publicidad Ai

Si en el titular del artículo cambiamos «hombre» y «mujer» (en cualquier orden) por «ranas» quedaría una situación bastante «simpática», pero de momento hablaremos de ranas.

El dolor de cabeza siempre ha sido la excusa más típica entre los humanos para evitar mantener relaciones sexuales. Esta excusa ha dado pie a numerosos chistes en la cultura popular. Pero claro está que ese sistema no puede servir en el mundo animal.

Ahora se ha descubierto que una de las «excusas» más utilizadas entre las ranas es hacerse las muertas, sin duda un sistema mucho más radical, pero efectivo. Así lo publica la revista científica The Royal Society.

Según los especialistas, cuando varios machos «acosan» a una rana hembra para aparearse ellas pueden poner en práctica tres formas para evitarlo. La primera es la más simple, ya que se trata de rotar el cuerpo de forma que sea imposible realizar el acto. La segunda consiste en realizar «llamadas de liberación» como forma de protesta para intentar ahuyentar a los machos. Sin embargo, la más llamativa es la tercera fórmula: fingir estar muertas.

Para realizar este estudio se experimentó con 54 hembras de rana. Resultó que el comportamiento de evitación más repetido fue rotar el cuerpo, algo que hizo el 83% de ejemplares. El 48% intentó zafarse con «llamadas de liberación», mientras que sólo el 33% de los ejemplares puso en práctica la técnica de inmovilidad corporal estirándose y forzando rigidez. Algunas combinan los dos primeros sistemas, pero no el tercero porque claro está que si se hacen las muertas no pueden gruñir o se fastidiaría el plan. Sin duda, se trata de un comportamiento de lo más curioso en el reino animal.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN